¿Algo va mal entre vosotros y no sabes cómo arreglarlo?

¿Sientes que la relación corre peligro?

¿Se repiten siempre las mismas situaciones que hacen que os alejéis?

¿Quieres evitar a toda costa que lo vuestro fracase?

¡Cuidado! Puede que estés cometiendo día tras día los mismos errores.

Antes de explicarte las claves para que una relación funcione, debes dejar de hacer lo que está destrozando esa relación que tanto deseas que vaya bien.

¡Atento/a! Te desvelo los 4 errores más comunes que solemos cometer y que hacen que nuestra relación fracase.

1. Responsabilizar al otro

“Es que tú, tú, tú…”

Te entiendo, deseas que esa persona cambie pero una relación es cosa de dos. Lejos de contribuir a que lo vuestro funcione, estás acusando al otro de sus faltas, lo que hará que se sienta herido/a y desmotivado/a.

Puede que lo que pretendes cambiar sea una buena idea, pero recuerda: sólo puedes empezar a cambiar lo que tiene que ver contigo mismo/a. No puedes controlar la forma de pensar, sentir y actuar del otro.

¿Qué tal si en lugar de centrarte en tu pareja te paras a pensar qué haces tú para que eso no funcione? Te aseguro que parte de la responsabilidad del problema es tuya.

En el amor, todo es cosa de dos.

2. Exigirle lo que necesitas

Seguramente necesitas muchas cosas de tu pareja que no llegan y te frustras al ver que, a pesar de tu esfuerzo, no recibes lo que mereces.

Te encantaría que dejara de hacer eso que tanto te molesta, que se llevara bien con tus amigos o que te diera el cariño que esperas .

Sería maravilloso, sí. Pero, aunque suene duro, nadie ha venido a este mundo para hacerte feliz. Cuando eras un/a niño/a, necesitabas que tus padres te dieran sustento porque tú solo/a no podías.

Pero exigirle a tu pareja que satisfaga tus deseos no corresponde al adulto/a que eres ahora. Puedes pedírselo y puede ofrecértelo o no.

A partir de ahí eres tú quien debe: aceptarlo y poderte nutrir tú mismo/a de aquello que anhelas o irte porque deseas otro tipo de relación.

 

3. Resolver los conflictos cuando estáis alterados

A menudo, cuando algo nos hiere, lo peleamos en ese momento. Pero, una vez nos hemos calmado y es el momento ideal para establecer acuerdos y generar cambios, lo dejamos pasar.

¡Error! Si tras el conflicto no construís un camino para hacerlo mejor a la próxima, nada va a cambiar.

Se irá repitiendo una y otra vez y vuestros niveles de desgaste harán que la relación se vaya quemando.  

Recuerda, después de la tormenta preguntaros “¿Qué ha pasado?” y “¿Cómo lo podemos hacer mejor a la próxima?”. Confiar en que nunca más va a ocurrir es de lo más iluso.

 

4. Esconderle cómo te sientes en la relación

Puede que te dé miedo expresar todo lo que sientes por temor a resultar cargante, dramático/a o simplemente porque no quieres complicar las cosas.

Sin embargo, tu comportamiento es extraño,  ¡Es evidente que te ocurre algo!

Para que la relación funcione debe de haber intimidad y apertura. Si a tu pareja no puedes explicarle cómo te sientes con él/ella, ¿Qué clase de intimidad existe entre vosotros?

Además, cualquier conflicto de pareja conviene resolverlo en pareja.

Ocultárselo, contárselo a otros/as, cometer una infidelidad o evadirte de cualquier otra manera son intentos fallidos de resolver tú solo/a lo que debes resolver junto a esa persona.  

 

Si todo esto no te ha funcionado, haz algo diferente.

¿Se te ocurre alguna otra forma de tirar por la borda la relación? 


Sandra Ferrer

Psicóloga "Ayudo a mujeres inmersas en relaciones de dependencia a sentirse seguras y a liderar sus vidas"  web: http://www.espaitau.es Instagram: https://www.instagram.com/espaitaupsico/ Facebook: https://www.facebook.com/espaitau/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *